Zac Efron y Russell Crowe interpretan The Greatest Beer Run Ever en el estreno mundial en TIFF

por Catalina Donoso

El director Peter Farrelly ganador de un premio a la academia por su peliculon el éxito de «Green Book», ganador de tres premios Oscar, incluyendo mejor película y mejor director, además recibiera el premio TIFF People’s Choice Award en 2018.

Llegó a TIFF 2022 con los brazos abiertos por la esperada película «The Greatest Beer Run Ever», protagonizada por un elenco de élite como Zac Efron y Russell Crowe y el legendario Bill Murray. La presentación fue su premiere mundial y un estreno  anticipado de la plataforma Apple TV+.

La historia basada en un caso verídico parece insólita de contar, pues narra las aventuras de un ex-marino mercante, que en 1967, aceptó una apuesta  entre amigos en un bar de Nueva York, para entregar personalmente una caja de cerveza desde Nueva York a sus compañeros del ejército combatiendo en Vietnam.

La idea era visitar a sus compañeros de barrio y todos los vecinos le dieron su apoyo e incluso algunos recados de las mamás, para ver a sus hijos en Vietnam.

Por insólito que parezca «Chickie» entre la borrachera y las bromas acepta la misión, de ir a ver a sus amigos de barrio en plena guerra de Vietnam 1967.

The Greatest Beer Run Ever Trailer (2022) Screen Capture #2

Así este newyorkino John «Chickie» Donohue interpretado por  (Zac Efron) se embarca en un barco de marina mercante camino a Vietnam, sin más plan que una gran bolsa llena de latas de cervezas, y con la idea de viajar por Vietnam al frente, para visitar a sus vecinos y entregarles una cervezas, como una forma de dar  apoyo a su amigos en combate, enviándoles mensajes de amor y aliento, de sus familiares y amigos de Nueva York.

Sin embargo al llegar a Saigón, se da cuenta de la ridiculez de su hazaña, pues ni siquiera tiene un plan en cuestión y la improvisación no será su mejor aliado.

Será entonces cuando se encuentre en un bar con el veterano Coates interpretado por (Russell Crowe), un fotógrafo de guerra que no solo le abrirá los ojos de la real situacion de guerra, injusta y sin razon, pero en el lio que se ha metido pues una vez dentro de Vietnam no le será tan fácil escapar de la zona de guerra.


Quizás las líneas de Coates (Russell Crowe) son las mejores pues es el único que describe a la guerra como el mercado comercial, y la manipulación de la prensa al transmitir las noticias desde el punto de vista más conveniente para la venta.

Siento Coates un hombre de honor que prefiere sacrificar su vida en pos de la verdad al mundo a través de su fotografía.

Greatest Beer Run Trailer Breakdown main image

La película tiene varios momentos de humor, y quizás de reflexión pero en ningún momento se asemeja a la maravilla de  «Green Book», la historia aunque real parece impredecible y carece de sustancia, el film nos promete un profundidad espiritual que resulta muy sutil y superficial, dejando un sabor insípido, aunque las actuaciones son muy buenas y la ambientación filmada en Tailandia dan una sensación de realidad, se hace muy larga (126 minutos) sin contenido pues te preguntas y ¿ahora qué? sobre todo al final cuando dices bueno y para qué sirvió todo esto. ¿Cuál es la moraleja de la película?

Una película visualmente buena, pero con un guión de tres grandes del cine como Peter Farrelly, Brian Currie, Pete Jones que resulta lamentablemente un tanto banal y superficial, sin realmente profundizar en la guerra de Vietnam en algo diferente que ya no sepamos.

Trailer

La verdadera historia de John «Chickie» Donohue

Por increíble que parezca esta historia realmente sí ocurrio, un en noviembre de 1967, John «Chickie» Donohue se infiltró en Vietnam y se enfrentó a tiroteos reales, solo para poder llevar a sus compañeros del ejército de regreso a casa unas cervezas frías.

John Chickie Donohue

Pabst Blue Ribbon / YouTubeDonohue comiendo raciones (derecha) con su amigo Rick Duggan (enfrente, con caja al frente) y miembros de la Compañía Bravo de la Primera Caballería Aérea.

John “Chickie” Donohue sirvió cuatro años en la Infantería de Marina pero se había perdido la guerra. Solo había estado en Vietnam dos veces como marinero mercante, pero conocía a docenas de soldados que arriesgaban sus vidas en el extranjero. Ofendido por las protestas contra la guerra en su ciudad, el neoyorquino decidió regresar a Vietnam para llevar cervezas frías a las tropas.

Todo comenzó una noche de invierno en noviembre de 1967. Donohue estaba tomando una copa en Doc Fiddler’s en 275 Sherman Avenue en su vecindario natal de Inwood cuando la cobertura de noticias de los manifestantes en Central Park sonó en la televisión. Los clientes los denunciaron como idealistas ingenuos, mientras que el cantinero George Lynch tramó un plan.

«¡Alguien debería ir a Nam, localizar a nuestros chicos del vecindario y traerles una cerveza a cada uno!» 

Como se detalla en su libro “La carrera de cerveza más grande de todos los tiempos”, una memoria de amistad, lealtad y guerra, Donohue se embarcó en una ambiciosa odisea de cuatro meses que abarcó más de 8.000 millas marítimas. De la ciudad de Nueva York a Qui Nhon, fue armado con nada más que una lista de nombres, y un tesoro de cerveza resonando bajo cubierta.

John «Chickie» Donohue zarpa

John Donohue nació en la ciudad de Nueva York en 1941. Se crió en el barrio de Inwood, en el norte de Manhattan, que estaba poblado en gran parte por estadounidenses irlandeses como él en ese momento. Pasó su juventud corriendo por la ciudad con sus amigos Tommy Collins y Rick Duggan.

John Chickie Donohue en un barco

Rick Duggan Donohue en el Victoria Drake.

Donohue se enlistó en la Infantería de Marina cuando alcanzó la mayoría de edad. Aprendió a manejar armas pero nunca experimentó el combate. Después de eso, un comerciante marino usó su tarjeta de identificación de marinero que confirmó que podía manejar municiones para entregar suministros a Vietnam. Pero en el apogeo de la guerra en 1967, se sintió inútil.

Donohue conocía al menos a 28 personas de su vecindario de Inwood que habían muerto en Vietnam y sentía que las manifestaciones rabiosas contra la guerra no respetaban su sacrificio. Sentado en Doc Fiddler’s, no pudo evitar sentir que la sugerencia de Lynch de una carrera de cerveza por todo el mundo valía la pena. Después de todo, esos soldados podrían morir en un abrir y cerrar de ojos.

“Tenían la edad de mi hermano menor, pero yo los conocía”, dijo Donohue. “Crecí en las mismas casas. Pero te diré lo que realmente provocó mi viaje. La manifestación en Central Park. Los manifestantes llevarían una bandera del Vietcong. Cantaban asesinos, asesinos de bebés, todas estas otras cosas «.

Lynch, el camarero de Doc Fiddler’s, solo había ingresado en Primera Clase Privada, pero era un patriota de pies a cabeza, que organizaba los desfiles locales del Día de los Caídos y el Día de la Independencia. Incluso erigió un mástil de bandera en la esquina de Sherman Avenue. Conocido como el «Coronel», le pidió a Donohue su tarjeta de marinero, cuando Donohue decidió entregar la cerveza él mismo.

La palabra se extendió como la pólvora. La madre de Tommy Collins le dio a Donohue $ 100 para que se los llevara a su hijo, pero Donohue rechazó el dinero y se concentró en la misión. Encontró ingeniosamente un trabajo como engrasador en el Victoria Drake, que estaba a punto de transportar municiones a Vietnam. Con una bolsa llena de cerveza, Donohue se lanzó al mar.

La carrera de cerveza más grande de todos los tiempos

Donohue llegó en enero de 1968 después de dos meses en el mar. La mayoría de los soldados pensaban que estaba en inteligencia, ya que vestía una camisa a cuadros y pantalones de pana. Puso rumbo a Duggan, que estaba luchando en Khe Sanh como especialista en la Primera División de Caballería Aérea del Ejército, y dijo cualquiera que pregunte que era el hermanastro de Duggan.

John Chickie Donohue en barco mercante

«Me tomó dos meses llegar allí, así que bebí toda la cerveza» dicho Donohue.

Después de reabastecer la carga útil de PBR y Schlitz, se embarcó en una serie de convoyes, aviones y helicópteros militares estadounidenses hacia Khe Sanh. Donohue permitió que los soldados de bajo rango entraran en su misión y los encontró ansiosos por ayudar mientras mencionaban que les encantaría una cerveza fría, ellos mismos. Sabíamente guardó silencio alrededor de los oficiales de alto rango.

“’Si te dijera la verdad, no me creerías’”, dijo. “Cuanto más tiempo estuve allí, me di cuenta de que me estaban cediendo y no me detuvieron. Y conocía la jerga por estar en los Marines. Así que simplemente funcionó «.

Tommy Collins fue el primer amigo en la lista de Donohue en encontrarse con el civil vestido de manera informal. “’¿Qué diablos estás haciendo aquí?’”, recuerda Collins haber dicho. «Está en una zona de combate, y aquí está caminando como si fuera a jugar al golf o adonde diablos vaya».

Donohue siguió adelante para encontrar a Duggan. Cuando lo hizo, había viajado en helicóptero a un puesto de avanzada del norte en Qang Tri, y también encontró la provincia bajo el ataque del ejército de Vietnam del Norte.

“¡Chickie! ¡Santa mierda! ¡¿Que demonios estás haciendo aquí?!» Dijo Duggan. Donohue respondió casualmente: “Te traje una buena cerveza de Nueva York.

John Chickie Donohue comiendo

Cuando las tropas enemigas comenzaron a disparar, Duggan arrojó a Donohue un lanzagranadas M97. Cuando el polvo se asentó, Donohue vio como Duggan y otros dos en su lista «abrieron las latas y … tomaron su primer sorbo de cerveza en un rato».

Fue el momento perfecto para que Donohue le dijera a Duggan que su mamá quería que asistiera a misa.

John «Chickie» Donohue se escapa de Vietnam

Donohue solo había encontrado a cuatro de los seis hombres que tenía la intención de encontrar, ya que uno había muerto durante su carrera de cerveza y otro había sido enviado a casa con malaria. Compartió la noticia del nuevo álbum de Jefferson Airplane y del retiro del entrenador de la NFL, Vince Lombardi, antes de que un coro de soldados desconcertados que conoció le recordara a Donohue que regresara.

«Espera un minuto», dijo un soldado. «¿Me estás diciendo que no tienes que estar aquí y estás aquí?»

Donohue viajó a Saigón unas semanas más tarde para tomar un vuelo a Manila y abordar su barco de regreso a Nueva York. Sin embargo, el Vietcong había invadido Saigón como parte de la Ofensiva Tet y estaba disparando a personas frente a la embajada de Estados Unidos. Sorprendentemente, el civil desarmado salió con vida y regresó con Doc Fiddler’s.

“El coronel, que nunca bebió durante el turno, se sirvió una cerveza para él y para los demás y la levantó”, dijo Donohue. “’A Chickie’, dijo, ‘que les trajo cerveza, respeto, orgullo y amor a nuestros chicos, maldita sea’”.

Donohue regresó como un hombre cambiado y se encontró de acuerdo con las protestas de la guerra de Vietnam que había advertido solo un par de meses antes. Se dio cuenta de que el departamento de estado había mentido acerca de ganar la guerra y quería que sus amigos volvieran a casa sanos y salvos. Afortunadamente, los cuatro lo hicieron, y hasta el día de hoy se toman unas cervezas con Donohue.

“Salió en un momento en que la sociedad no nos quería y los manifestantes estaban sobre nosotros”, dijo Collins. “Pero esa es Chickie. Es uno de los tipos más agradables pero más locos que jamás hayas querido conocer «.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.