Colette como una mujer puede cambiar su vida, comentario de la pelicula

por Catalina Donoso

Comentario de la película

Screen Shot 2018-12-16 at 23.27.48.png

Colette es un film potente, cautivador seductor y a la vez visualmente precioso de disfrutar. Un drama romántico y biográfico que nos transporta a los momentos épicos cuando la mujer comienza a empoderarse y a marcar historia. Nuestra protagonista Colette cansada de la opresión social masculina de la época, comienza a despertar en si una sed por comprender quien es ella como persona, valorando su tremendo talento y potencial como escritora, ropera toda las cadenas y leyes sociales de la era para ser dueña de su propia vida y forjar así su propio destino.

Screen Shot 2018-12-16 at 23.27.29.png

Un film precioso de ver con un excelente vestuario y ambientación de la época de finales de los 1892 a principios del 1900, su mágica música envolverá toda la película haciendo de este film una gozada de ver. Moderna y empoderada será las vivencias de Colette quien será una vanguardista para esos años. La interpretación de Keira Knightley y Dominic West son extraordinarias llegando amar y odiar a los personajes. Un film totalmente recomendable.

Nota Screen Shot 2018-06-10 at 14.20.49Screen Shot 2018-06-10 at 14.35.50Screen Shot 2018-06-10 at 14.35.39Screen Shot 2018-06-10 at 14.20.49

Trailer

Sinopsis

Autora de docenas de volúmenes de ficción, memorias, periodismo y dramaturgia, Sidonie-Gabrielle Colette (Keira Knightley) es posiblemente una de las escritoras francesas más importantes e innovadoras del siglo XX. Su escritura provocativa sacudió las restricciones sociales impuestas a las mujeres. Esta mujer inconformista criada en un entorno rural, se casará con el carismático y egocéntrico intelectual Willy (Dominic West). Willy introduce a Colette en la bohemia del París de principios del siglo XX y le pide que escriba novelas basadas en su experiencia, que serán publicadas bajo el nombre de su marido. Cuando la saga de novelas Claudine le catapulta al estrellato, Colette se enfrentará Willy para reclamar los derechos de su obra y su propia libertad personal.

Screen Shot 2018-12-16 at 23.28.13.png

Wash Westmoreland (Siempre Alice) dirige este biopic sobre Colette, con un guión que ha co-escrito junto a Richard Glatzer (La última aventura de Robin Hood). La actriz Keira Knightley (El cascanueces y los cuatro reinos) da vida a la artista francesa. Completan el reparto Dominic West (Tomb Raider), Eleanor Tomlinson (La reina blanca) y Fiona Shaw (Killing Eve).

Sobre Colette

Sidonie-Gabrielle Colette (Saint-Sauveur-en-Puisaye, 28 de enero de 1873 – París, 3 de agosto de 1954), más conocida como Colette, fue una novelista, periodista, guionista, libretista y artista de revistas y cabaré francesa. Adquirió celebridad internacional por su novela Gigi, de 1944, que fue llevada al cine por Vincente Minnelli en 1958. Siendo miembro de la Academia Goncourt desde 1945, llegó a presidirla entre 1949 y 1954. Fue condecorada con la Legión de Honor.

 

Colette en 1907 en la obra Rêve d’Égypte (Sueño de Egipto).

Fue el último vástago de los cuatro que llegó a tener el matrimonio formado por Sidonie Landoy, más conocida como “Sido”, apelativo que también heredará, y el capitán Jules-Joseph Colette, un militar de Argelia que perdió una pierna en la batalla de Melegnano: los retrató en Sido, de 1930. Colette disfrutó de una educación laica y una infancia feliz en la pequeña villa de Borgoña (Bourgogne), de la que sacó un gran amor a la naturaleza vegetal y animal y al ejercicio físico.

Siendo aún adolescente, conoció al escritor y libertino Henry Gauthier-Villars, apodado «Willy», quince años mayor que ella, pese a lo cual se casó con él el 15 de mayo de 1893 en Châtillon-Coligny. Willy, autor de novelas populares e individuo mundano y vividor, explotaba como “escritores fantasma” a varios colaboradores cuyas obras firmaba y fue el primero en descubrir las facultades como escritora de su esposa, a quien animó a redactar obras que luego él firmaba sin escrúpulo alguno. Estas novelas constituyeron la serie de las Claudine (1900-1903), formada por los recuerdos de la época escolar y juventud de Colette, que sería famosa.

Indignada por las infidelidades de su marido (Willy fue amante de Marie Lousie Servat, “Germaine”, esposa de Émile Courtetcon la que tuvo un hijo, Jacques Henry Guthier-Villars), y desesperada por verse constreñida al papel de esposa escarnecida y burlada, Colette fue liberándose poco a poco de su tutela; animada por Georges Wagne, se dedicó a satisfacer sus ambiciones teatrales dedicándose a actuar en espectáculos de music-hall. Lo reflejará en La vagabunda, 1910. Fueron estos años de escándalo y liberación moral en los que descubrió su bisexualidad, pues tuvo aventuras con varias mujeres. Incluso sostuvo un trío con una de las amantes de su esposo, Georgie Raoul-Duval, de soltera Urquhart, de forma que asistieron al festival de Bayreuth juntos en 1901; Colette vertió esta historia, con leves retoques, en Claudine en ménage.

En 1906 se divorció al fin de «Willy», a quien no importaban sus aventuras con mujeres, sino solo con los hombres, y durante los años sucesivos fue afianzándose como escritora, ayudada por los consejos que recibió del novelista Georges Simenon: precisión en las palabras que describen la belleza de la naturaleza, gran poder de observación, fino análisis de la conducta de los animales y una gran voluptuosidad y sensualidad expresadas con estilo igualmente fresco y libre. Tuvo otras amantes notorias, como la rica heredera norteamericana Natalie Clifford Barney, o Sophie de Morny, marquesa de Belboeuf, más conocida como “Mitzi”, “Missy” o “tío Max”. También tuvo algunas amigas: las escritoras Helène Picard, que fue su secretaria, y Marguerite Moreno, esposa de Marcel Schwob. Entre los hombres, por supuesto, los escritores Jean Cocteau y Paul Valéry, pero le fue imposible estrechar una amistad con André Gide: eran como agua y aceite.

Vindicar los derechos de la carne sobre el espíritu y los de la mujer sobre el hombre es el eje constituyente de su obra, aún no reconocida por la crítica literaria tan machista, a pesar de haber recibido grandes honores y reconocimientos estando aún viva. Siempre con una agitada vida sentimental, Colette conoció a Henry de Jouvenel, un periodista redactor jefe de Le Matin con el que se casará en 1911 y tendrá a su única hija, que llamará en provenzal Bel-Gazou.

Colette colaborará en el periódico de su esposo, Le Matin, con diversos artículos y reportajes (hasta la Gran Guerra en Contes des mille et une matins). Pero se divorciará en 1923, no sin convertirse escandalosamente, en amante de su hijastro Bertrand de Jouvenel, de diecisiete, iniciándole además en la escritura. Esta experiencia, ya con cuarenta años, le servirá a Colette para desarrollar los temas y situaciones de dos de sus más famosas novelas, Chéri y Le Blé en herbe.

Colette colaboró con el compositor Maurice Ravel entre 1919 y 1925 para hacer la fantasía lírica L’Enfant et les Sortilèges. Por su parte, Léopold Marchand colaboró con Colette en las adaptaciones teatrales de Chéri y La vagabunda (en 1921 y 1923, respectivamente); su mujer, una judía polaca, también amiga de Colette, cuando perdió a toda su familia en la II Guerra Mundial se hundió en la desesperación y se suicidó.

En 1932 publicó Lo puro y lo impuro, que, según Goudeket, es “el más difícil de sus libros y, a la vez, el más original. Dudo que se haya escrito algo más intenso y más exacto sobre los sentidos, especialmente del sexual, acerca de su soberanía y su tristeza” (Junto a Colette, cap. X). Se trata del originariamente llamado Estos placeres…, que es una especie de biografía del periodo más tétrico de vida de la poetisa lesbiana inglesa de expresión francesa Renée Vivien, que había conocido personalmente. La primera entrega salió en semanario Gringoire, pero el director recibió tantas protestas escandalizadas que no llegó a ver la luz la segunda. Diez años antes, aunque menos brutalmente, El trigo verde había recibido el mismo trato en la sección de cuentos de Le Matin, cuando ya andaba por la mitad de la obra. Goudeket sugiere que lo realmente subversivo del libro era el no emplear un tono didáctico para hablar de temas escabrosos: en Estos placeres…, aborda comportamientos sexuales distintos de los más habituales sin dejar nada en la sombra. Colette decidió cambiar de título al libro a Lo puro y lo impuro, dijo, porque le molestaban los puntos suspensivos.

De 1933 a 1936 asumió la crítica teatral en el periódico Le Journal sucediendo a Catulle Mendès y G. de Pavlowski, y durante cinco años asistió a ensayos generales cuatro o cinco días a la semana, cultivando la crítica impresionista que llena los cuatro volúmenes de La jungla negra, lo que hizo decrecer su producción narrativa. En 1936 apareció Mis aprendizajes, que narraba la vida de Colette en la época de las Claudines, y en 1937 publicó su primer volumen de relatos, Bella Vista, al que siguieron otros tres libros destacados: Cuarto de hotel, El quepis y Gigi (1944). Ya en el cenit de su talento y su gloria se instaló en un apartamento cerca del Palais-Royal en el que vivirá hasta su muerte, haciendo escapadas de dos meses en verano a Saint-Tropez, o a viajes esporádicos a Nueva York, Berlín, a España, a Gibraltar, a los fiordos noruegos en el yate “Eros” de Henri de Rothschild o a Montecarlo.

Un amigo de antaño, que había conocido en 1925, el periodista de origen judío Maurice Goudeket (1889-1977), será su tercer y último marido, desde 1935. Goudeket, después de haber pasado por el campo de concentración de Compiègne (1941-1944), del que Colette no pudo lograr sacarlo, la ayudará al final a soportar una terrible artritis de cadera que la relegó a una silla de ruedas a partir sobre todo de 1944. En 1945 fue elegida miembro de la Academia Goncourt. En 1948 Goudeket empezó a imprimir sus Obras completas, que venía recogiendo desde hacía tres años, y se extendió su fama fuera de Francia; su libro Junto a Colette, de 1956, dará abundantes y desordenadas noticias de ella. Pese a su escandalosa vida, y habiéndosele negado un funeral católico por su condición de atea, la República Francesa le hizo unos funerales de estado, de forma que ha sido la única escritora francesa que ha gozado de tal honor. Está enterrada en el cementerio del Père Lachaise (París)

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.