El Adios de una Diva Olivia de Havilland

Olivia de Havilland murió pacíficamente de causas naturales este domingo en su hogar en París, donde vivía desde hace más de 60 años. Tenía 104 años. La noticia fue confirmada por su agente Lisa Goldberg

Hace unos días celebrabamos el cumpleaños de Olivia quien cumplia 104 años, convirtiendose en una leyenda viva del cine. Una mujer ejemplar que será recordada por muchos por sus papeles junto a  Errol Flynn en aventuras dirigidas por Michael Curtiz como El capitán Blood (1935), Robin de los Bosques (1938) o Dodge, ciudad sin ley (1939), entre otras. Olivia de Havilland, la última estrella del Hollywood clásico que nos quedaba, ha fallecido a la edad de 104 años en París, por causas naturales. La ganadora de dos Oscar a la mejor actriz por sus papeles en La vida íntima de Julia Norris en 1946 y La Heredera de 1949, era sin embargo recordada por su interpretación de la estoica Melanie Hamilton Wilkes en el clásico de 1939 Lo que el viento se llevó. Una gran Diva que será por siempre recordada.

Por su parte, Olivia de Havilland había sido candidata un año antes como actriz de reparto por Lo que el viento se llevó . Cinco veces aspirante al siempre muy codiciado galardón de la Academia de Hollywood, en 1947 se alzaba con el premio por su actuación como actriz protagonista de Vida íntima de Julia Norris, drama romántico hoy olvidado que dirigió Mitchell Leisen.

Nacida el 1 de julio de 1916 en Tokio, era hija del aristócrata, abogado y diplomático Walter Augustus de Havilland y de la actriz Lillian Ruse. Tras el divorcio de sus padres, en 1919 se mudó con su madre y su hermana pequeña, Joan, a California donde estudió Arte Dramático con Lillian Rose y comenzó a trabajar en grupos universitarios de teatro. En 1935 el alemán Max Reinhardt la descubrió en una representación de “El sueño de una noche de verano” y ese mismo año la dirigió en la versión cinematográfica de la obra.

Firmó un contrato de siete años con Warner Bros y allí formó una pareja de éxito con Errol Flynn en numerosos filmes, la mayoría dirigidos por Michael Curtiz, entre ellos “The Charge of the Light Brigade” (1936) o “The Adventures of Robin Hood” (1938). “They Died with Their Boots On” (1941), dirigida por Raoul Walsh, fue su último trabajo con Flynn como pareja. En 1939, la compañía la cedió a Metro Golden Mayer para protagonizar “Gone with the Wind”, que interpretó junto a Clark Gable, Vivien Leigh y Leslie Howard.

Se destacó también por poner en jaque a los grandes estudios de Hollywood, al llevar a juicio a Warner para luchar por el derecho de los actores a negociar mejores contratos.

Por sus contribuciones a la industria cinematográfica, recibió una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood.

Con ocasión de su 104 aniversario, el pasado 1 de julio, la revista Paris Match recordaba que la estrella de Hollywood se casó en 1955 con uno de sus reporteros, Pierre Galante, con quien tuvo a su hija Gisèle, también periodista en la revista parisina. Una década más tarde, se convertía, en 1965, en la primera mujer que presidía el festival de Cannes.

La pareja se separó en 1962 pero no se divorció hasta 1979. Incluso entonces, recordaba Paris Match, siguieron unidos hasta la muerte del periodista en 1998, a los 88 años. De Havilland seguía viviendo en un lujoso piso de la calle Benouville, en el elegante distrito XVI de París. En 2010, el entonces presidente francés, Nicolas Sarkozy, le otorgó la legión de honor.

Olivia de Havilland fue reconocida por George Bush en 2008

 Olivia de Havilland fue reconocida por George Bush en 2008 (Reuters)

Hizo pocas apariciones públicas después de retirarse, pero regresó a Hollywood en 2003 para participar en la edición 75 de los Premios Oscar. Desde que fijó su residencia en París en 1960 la actriz llevaba una vida apartada de los focos, y solo apareció esporádicamente en obras teatrales y series de televisión como “Roots” y “North and South”. Su último trabajo en el medio fue “The Woman He Loved” (1988).

por Catalina Donoso